lunes, 11 de junio de 2012

La vida animal en la montaña




Aunque existen montañas muy altas, los animales prefieren vivir en zonas más bien bajas, puesto que en la cima de las montañas hace mucho frío, y la temperatura puede caer hasta -20ºC, aunque también depende de la zona y de la época del año. Además, en la parte más superior de las montañas no existen muchas alternativas para alimentarse: Polen, esporas de plantas e insectos, los únicos animales que se encuentran ahí son pequeños insectos que han sido transportados hasta ahí a causa del viento, que puede llegar a moverlos a una velocidad de hasta 300 kilómetros por hora.
Un poco más abajo de las cumbres encontramos campos que ya no son infértiles y ya podemos comenzar a encontrar el hábitat de algunos gusanos pequeños y tisanuros, que pueden vivir a esas temperaturas gracias a un componente que hace la función de una especie de anticongelante que no permite que su sangre y otros fluidos corporales se congelen y se alimentan gracias a las algas que se encuentran por la zona. 

Más abajo que el hábitat de los gusanos y tisanuros ya se encuentran animales más grandes capaces de vivir en hábitats frías, entre estos están las cabras montesas, ovejas, pumas, leopardos de las nieves, entre otros, aunque permanecen en las alturas en los veranos, deben descender a los bosques y valles cuando llega el invierno a causa del frío que imposibilita su vida en las alturas, estos animales desarrollan métodos para mantener su calor corporal, como pelajes densos que recubren sus cuerpos. 

Las diferentes hábitats de las montañas altas:
Una montaña alta se divide en distintos terrenos completamente diferentes, que dependen directamente de la temperatura y de la densidad del aire que se encuentra en la zona, que a la vez depende de la altura. 

En lo más alto tenemos terrenos nevados de forma permanente, es decir, su baja temperatura no deja que nunca se derrita la nieve y por lo tanto siempre están nevados. 

Luego tenemos, a 4.200 metros, una zona llena de rocas, arena, piedras, sin ningún tipo de vegetación, debido a que las temperaturas son bajas y hay poca heliofania que hay es poco, seguido de una pendiente rocosa terminando en Tundra. 

Más tarde tenemos la Tundra, que es cuando comienza a haber vegetación pero los árboles todavía no son capaces de vivir a tales alturas, de todos modos, la vegetación no abunda y no hay gran diversidad de plantas. Cuando estamos aquí, ya estamos cerca de bajar a la zona donde sí podremos encontrar árboles. 

Luego ya podemos encontrar praderas, donde todavía no hay árboles, aunque están muy cerca. pero la vegetación es muy abundante, sobretodo en plantas bajas y hierbas, aquí pastan muchos animales, sobretodo en verano y épocas cálidas. 

A partir de aquí ya tenemos zonas arbóreas, con gran abundancia de fauna, flora árboles, valles, etcétera, esta zona comienza desde los 2.600 metros de altura aproximadamente. 

La chinchilla y su capacidad para vivir en las alturas: 
Este animal, cuya hábitat se encuentra en Sudamérica, posee un espeso, largo y blando pelo que le permite vivir a las bajas temperaturas de las alturas, es capaz de vivir a 5.000 metros de altura. 

El tábano del Himalaya y su habilidad para alimentarse de grandes animales sin ser descubierto:
Con los años, estos pequeños insectos han perfeccionado su capacidad para absorber la sangre de grandes mamíferos para alimentarse en lugares donde la abundancia es poca gracias a una especie de aguja muy fina situada en la parte delantera de su cuerpo. Además, debido a su dificultad para encontrar alimento, también se alimenta absorbiendo el néctar de las flores en épocas de verano. 

Aves cazadoras:
Las aves tienen un importante papel como predadoras, resultan uno de los peligros más acechantes e inesperados de la naturaleza. Un claro ejemplo sería el Esmerejón, que se encuentra en la zona norte de América del norte y en Eurasia en épocas de verano.
Allí donde se encuentra, puede acechar en valles fluviales situados en tierras altas, la zona superior de los escarpados, aunque no frecuenta zonas de bosque o con muchas rocas. 

Este animal prefiere las zonas sin árboles debido a que los animales que habitan allí están tan ocultos, sino que están descubiertos, sin embargo, escoge sitios con mucha vegetación para encontrar más fauna, vuela muy cerca del suelo y atrapa pájaros pequeños. 

Animales ágiles que viven en zonas dificultosas: 
Hay animales que viven en lugares muy rocosos, lleno de peligros y zonas resbalosas, rampas, grandes desniveles, entre otros, y generación tras generación han desarrollado una agilidad que les permite desplazarse por los lugares más complicados sin ningún problema, a través de extremidades más flexibles y ágiles y pezuñas perfeccionadas para agarrarse y caminar por las zonas más difíciles de las zonas montañosas. Estos animales, generalmente, se alimentan de los pastos de la montaña. 

El sigilo de los felinos, como en el caso del puma: 
Los felinos que habitan en las zonas montañosas convierten el lugar en una zona muy peligrosa, puesto que cuando menos lo esperan, los animales indefensos que pastan por los campos, entre otros, están expuestos a una carrera a vida o muerte por la supervivencia, obligados a huir lo más rápido posible de estos animales hasta que su cuerpo se sobrecalienta por el esfuerzo y se ven obligados a detenerse. 
Estos animales son capaces de cazar incluso por la noche, tienen gran facilidad para moverse por la oscuridad, además de tener un campo visual extenso. 

Ositos Hemos redactado este artículo con mucho cariño para que puedas disfrutarlo, ayúdanos a promoverlo haciendo un sólo click en +1:

1 comentario: