miércoles, 13 de junio de 2012

La vida animal en los desiertos




Los desiertos cálidos tienen una gran escasez de agua, llueve menos de 25 cm3 anualmente, lo que hace muy complicada la vida de los animales que viven en este hábitat, sin embargo, hay animales capaces de sobrevivir a todas las dificultades que conlleva hacer vida en un desierto.

La temperatura de los desiertos es muy extrema, puesto que por el día las temperaturas son muy altas, pero al llegar la noche la temperatura desciende hasta los 0ºC. Durante el día, los animales se esconden debajo de piedras o en lugares donde se está más fresco y donde hay sombra, además de ser lugares más húmedos que el suelo del desierto.

Cuando el sol se va, los pequeños ratones que habitan en el desierto salen en busca de alimento, rastrando la zona buscando vegetales arrastrados por el viento. Aprovechando que los ratones salen, las serpientes, zorros y halcones salen también para alimentarse de estos, por lo que son los principales predadores de los ratones del desierto. Las lagartijas que viven en este hábitat natural se alimentan de escarabajos.

Cuando el sol sale de nuevo, todos los animales buscan refugio para no morir deshidratados a causa del calor, así que el desierto se queda deshabitado hasta que el sol vuelve a marcharse.

Las serpientes venenosas del desierto:
Se trata de unos animales, igual que el resto de reptiles, que sobreviven con gran facilidad al calor del desierto gracias a su piel llena de escamas que retienen el agua que sus cuerpos contiene, no dejando que salga y manteniéndola en el interior de sus cuerpos.

Para protegerse del sol, tienen un sistema que les ayuda a mantener su temperatura corporal, pudiendo expulsar o recibir calor del ambiente cuando lo necesitan. Detectan las condiciones del ambiente sacando su lengua a gran velocidad gracias a un órgano que produce una sustancia química que detecta también a la presa, si a esto le añades su gran capacidad visual, en especial la capacidad visual de las serpientes reyes de rayas grises, podríamos decir que son animales con auténticos radares.

Durante el día, las serpientes se esconden en madrigueras o en las raíces de los árboles para protegerse del sol, solamente las más jóvenes salen de vez en cuando de su escondite. Por la noche, salen a cazar pequeños animales gracias a sus venenosos colmillos.

Los camellos y su peculiar forma de controlar su calor corporal:
Prácticamente todos los animales que existen sobre la faz de la tierra tienen una capa de grasa para guardar alimento y mantener la temperatura del cuerpo, sin embargo, muchos animales que viven en lugares cálidos o en lugares donde la temperatura cambia mucho, tienen el gran problema de que la grasa les guarda demasiado calor dentro del cuerpo asfixiándolos. El camello guarda toda su grasa en la joroba, de forma que en el resto de su cuerpo no tiene grasa y de esta manera no resulta ningún problema expulsar calor de su cuerpo.

Los animales con caparazón que habitan en el desierto:
El caparazón de muchos seres vivos que viven en el desierto, como por ejemplo los escorpiones, arañas y algunos insectos, resulta ser una buena forma de protegerse del sol, puesto que contribuye a mantener el agua dentro del cuerpo, sin embargo, estos deben esconderse en madrigueras que cavan gracias a sus garras, bajo rocas o entre las raíces de los árboles. Cavan madrigueras hasta a un metro de profundidad.

Las manadas de halcones Harris:
Este halcón se encuentra en los desiertos de Estados Unidos y son famosos por su capacidad estratégica para cazar colectivamente.

Mientras un halcón asusta a un animal para que salga corriendo de su escondite, el resto de halcones se abalanza encima para cazarlo y después se comen a la presa entre todos. Tienen un pico con forma ganchuda, perfecto para despedazar a la presa.


Ositos Hemos redactado este artículo con mucho cariño para que puedas disfrutarlo, ayúdanos a promoverlo haciendo un sólo click en +1:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada