lunes, 5 de noviembre de 2012

Información sobre los animales reptiles




Existen aproximadamente unas 6.000 especies distintas de reptiles, las cuales se dividen en 3 grupos principales: en primer lugar tenemos las tortugas y tortugas de mar, en segundo lugar tenemos a las serpientes y los lagartos, y por último tenemos a los cocodrilos y los aligatores.

Las familias de los reptiles:
Existen 48 familias que se agrupan como quelonios (las tortugas y las tortugas de mar), escamosos (las serpientes y los lagartos), cocodrilos (los cocodrilos, gaviales, caimanes y aligatores) y tuátaras (los Rincocéfalos).

El hábitat de los reptiles, ¿Dónde viven?:
Podemos encontrar animales reptiles en en todas las partes de tierra y mar del mundo, excepto en los océanos polares y en las montañas muy altas. Se distribuyen por todo el mundo excepto el Ártico y la Antártida.

La mayoría de los animales reptiles viven en lugares cálidos, puesto que dependen del sol y de las superficies calientes para mantener una óptima temperatura corporal.

Muchos de los reptiles viven en tierra, aunque existen algunos (las serpientes marinas, las serpientes acuáticas, las tortugas de mar, las tortugas acuáticas, los aligatores y los cocodrilos) que viven en el agua.

La alimentación de los reptiles, ¿Qué comen?:
Se alimentan de peces, aves, plantas, otros reptiles, anfibios y animales mamíferos.

El cuerpo de los reptiles:
 - La piel de los reptiles es seca y escamosa. La capa exterior de la piel de los reptiles se compone principalmente por una substancia callosa que obtiene el nombre de queratina, el mismo material que componen nuestras uñas. De forma ocasional, los reptiles mudan la piel para crecer y para reemplazar la piel que ya está gastada. Mientras que los lagartos mudan la piel en pedazos, las serpientes mudan toda su piel entera.
 - Los reptiles tienen un esqueleto óseo.
 - Casi todos los reptiles tienen un esqueleto alargado, como por ejemplo el lagarto, y una columna flexible, además de patas cortas que apuntan hacia los lados.

Características de los animales reptiles:
 - Existen unas 6.000 especies diferentes de reptiles aproximadamente.
 - Los reptiles toman el sol para guardarse la energía y utilizarla más tarde para cazar y alimentarse.
 - Mientras que casi todos los reptiles ponen huevos con cáscaras impermeables, existen otros que paren las crías vivas.
 - Las crías de los reptiles generalmente incuban o nacen en tierra. Algo curioso de las crías de reptil, es que parecen copias minúsculas de los padres.
 - Muchos reptiles tienen una gran capacidad para camuflarse que utilizan para cazar a su presa sin ser visto o esconderse de los predadores, como por ejemplo la víbora de Gabón, cuyos colores y cuyo dibujo son semejantes a unas hojas muertes, por lo que esta víbora se posa entre las hojas muertas para ser casi invisible ante la vista de cualquier otro animal.
 - A parte de muchas especies de serpientes, sólo existen 2 reptiles más que son venenosos, se trata de dos lagartos llamados lagarto ponzoñoso y monstruo de Gila.

Los huevos y crías de los reptiles:
Casi todos los huevos de reptil tienen la cáscara blanda y áspera, aunque protege a la cría al mismo tiempo que ésta puede respirar.
Los cocodrilos y los aligatores protegen el nido y cuidan de su cría, mientras que otros reptiles tienen que cuidarse solos desde el momento en que nacen.

Los sentidos de los reptiles:
Los reptiles tienen sus sentidos adaptados a su estilo de vida. Un ejemplo claro es la ubicación de los ojos y los orificios nasales de los cocodrilos, que se ubican en la parte alta de su cabeza, permitiéndoles ver y respirar mientras se mantienen escondidos debajo del agua esperando a su presa, la forma hidrodinámica de la cara y de su cuerpo está especialmente preparada para nadar a gran velocidad. Los sentidos de los cocodrilos, al igual que los sentidos de muchos otros reptiles, son muy parecidos a los sentidos de los seres humanos.
La mayoría de los reptiles tienen un sentido del olfato y de la vista muy bien desarrollado, que utilizan para detectar y rastrear a sus presas, aunque existen reptiles, como por ejemplo las serpientes, que tienen un sentido del oído muy poco desarrollado, aunque lo compensan con su excelente sentido del gusto, que les permite saborear y oler el aire con su lengua.

Las tortugas, reptiles con caparazón:
Las tortugas y las tortugas de mar son reptiles que poseen caparazones. A simple vista, estos animales parecen una caja con patas.
Los caparazones de estos reptiles sirven para protegerse de los depredadores y del clima inclemente, aunque también tienen cierta desventaja: son pesados y hacen que el reptil se desplace muy lentamente.

Los aligatores y los cocodrilos:
A simple vista, estos animales parecen viejos troncos.
Sus dientes son muy grandes y afilados.
Su hocico es corto y ancho, gracias al cual pueden alimentarse de insectos, ranas y caracoles.
Se trata de animales excelentemente adaptados al medio ambiente, es por eso que han sobrevivido en el planeta tierra desde el tiempo de los dinosaurios.
Se esconden debajo del agua y esperan a que pase cualquier víctima para abalanzarse contra ella y cazarla, como por ejemplo peces, búfalos y en pocas ocasiones incluso seres humanos.
Aunque existen algunos cocodrilos y aligatores que viven en el mar, la mayoría vive en las aguas tropicales dulces.
Tienen una curiosa capacidad para reemplazar los dientes que se le caen por nuevos dientes, por muchas veces que se les hayan caído.

Las serpientes venenosas:
No todas las serpientes son venenosas, en realidad, menos de una cuarta parte de las serpientes lo son. Existen unos 300 tipos de serpientes que tienen la capacidad de matar a una persona. Dejando a un lado las serpientes, solamente existen 2 reptiles venenosos, los cuales son lagartos: el lagarto ponzoñoso y el monstruo de Gila.

El lagarto, el reptil con más variedad de especies:
Con más de 3.000 especies distintas de lagartos, éstos se han convertido en el reptil con más variedades del mundo.
Los lagartos tienen la piel escamosa, esta piel les protege todo el cuerpo para que no se seque ni se dañe.
Normalmente tienen la cola larga, la cual les sirve para mantener el equilibrio.
Casi todos los lagartos tienen las patas igual de largas y los dedos largos.
Las garras de los lagartos son afiladas, a fin de poder sujetarse bien a los árboles.
Muchos reptiles se pasan toda la vida desplazándose entre las rocas, las ramas de los árboles o entre los pastos, buscando insectos y arañas de los cuales alimentarse.
Los lagartos poseen una buena agilidad, e incluso en ocasiones tienen la habilidad de volar hasta 15 metros, habilidad que utilizan para saltar de un árbol a otro.
Existen lagartos con la capacidad de caminar boca abajo en los techos.

Las tuátaras, unos reptiles singulares:
Las tuátaras son reptiles poco comunes.
Solo podemos encontrarlas en unas cuantas islas cercanas a Nueva Zelanda.
Se trata de una especie muy semejante a las tuátaras que vivían en el planeta tierra hace ya 200 millones de años.
Tienen una cresta en el lomo y en la cola. Sus garras tienen uñas curvas y poderosas.
El desarrollo de estos animales es muy lento, tanto, que a veces terminan de crecer a los 50 o incluso 60 años de edad.

La excelente habilidad de los reptiles para nadar:
Los cocodrilos tienen una potencia y elegancia muy pronunciada cuando nadan. Lo hacen moviendo la cola de un lado a otro con mucha fuerza para impulsarse hacia adelante por el agua.
Las serpientes retuercen su cuerpo largo de un lado a otro para avanzar por el agua.
Las tortugas acuáticas y de mar nadan con una velocidad más lenta, utilizando sus patas delanteras para nadar bajo el agua.

El esqueleto y los órganos de las serpientes:
Las serpientes no tienen patas, por lo que deben tener un esqueleto que les permita desplazarse.
El esqueleto de las serpientes se compone de una columna muy larga con cientos de costillas curvas que se unen a ella, y un cráneo al final de la columna. Cuando se trata de serpientes grandes, éstas pueden llegar a tener hasta 400 vértebras en su columna. Sus mandíbulas van unidas en forma floja y se puede abrir lo suficiente como para tragarse a una presa de gran tamaño.
Los órganos internos de las serpientes tienen una forma especialmente adaptada a su cuerpo largo, delgado y flexible.

Ositos Hemos redactado este artículo con mucho cariño para que puedas disfrutarlo, ayúdanos a promoverlo haciendo un sólo click en +1:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada