lunes, 21 de enero de 2013

Cómo plantar y cultivar manzanas - Cultivo del manzano

Nombre científico: Malus sylvestris var. domestica.

Cuando vuelvas a morder una crujiente “Cox’s Orange Pippin”, recuerda que fue Richard Cox (criador retirado y horticultor) quien cultivó el primer ejemplar a partir de una semilla de “Ribston Pippin”, en el año 1826. Esta nueva manzana jamás hubiese sido conocida fuera de los dos acres de Cox en Slough, Buckinghamshire, de no ser por Joseph Paxton, un jardinero duque de Devonshire. Paxton fue nombrado primer presidente de la British Pomological Society, y acto seguido, procedió a promover esta novedosa manzana, enviando esquejes por todo el país.

Deberemos escoger un tipo de manzano en función del sitio donde vayamos a cultivarlo. Cuando se cultivan en hierba, los manzanos enanos empiezan a producir frutos cuando aún son demasiado jóvenes, la fruta resulta fácil de coger, pero es complicado cortar la hierba por debajo, además, nunca alcanzan el encantador perfil y el carácter de un árbol totalmente desarrollado. Los manzanos en espaldera, en cordón o en abanico son útiles para formar pantallas decorativas en el huerto.

Cultivo de los manzanos:
Las variedades de manzanos se injertan a los portainjertos, que determinarán en gran parte las dimensiones definitivas del árbol. Dependiendo del estilo de árbol que elijamos, deberemos utilizar un portainjertos u otro. Lo más habitual es injertar manzanos a portainjertos muy enanos, como el M27; no obstante, los árboles con estos injertos son complicados de cuidar puesto que requieren un suelo muy bueno y no conviene que su tierra sea compartida con otras plantas o hierbas. El MM106 es una buena solución, especialmente para los árboles enanos y en cordón.

Suelo y sitio para los manzanos:
El suelo perfecto para el cultivo del manzano es un suelo profundo, que esté bien drenado y que no se seque. Deberemos abonar los terrenos muy hambrientos con mucha cantidad de compuesto. La sal puede dañarlos, por lo que no suele darse bien en zonas costeras. No se deben plantar en zonas de mucho viento ni en la base de una pendiente, puesto que las heladas tardías pueden perjudicarlos.

La plantación de los manzanos:
La mejor idea si queremos plantar manzanos es comprar árboles de raíz desnuda y plantarlos a finales del otoño. De este modo las raíces estarán bien asentadas antes de que tengan que absorber agua y comida para hacer la floración y producir hojas nuevas en primavera. Haremos un agujero en el cual las raíces puedan extenderse y pondremos una estaca corta.

La polinización de los manzanos:
En el caso de que los árboles tengan una polinización cruzada, las cosechas de los árboles tendrán grandes mejorías. Por lo tanto, deberemos tener más de una variedad cerca. Si una variedad es definida como “triploide”, no es un buen polinizador. Algunos casos de variedades triploides conocidas son la “Crispin”, “Jupiter” y “Bramley’s Seedling”. Para polinizarse en cruce, todos los árboles tienen que estar en flor a la vez. Gran parte de los buenos catálogos nos indican cuales son las variedades compatibles para este fin, no obstante, las heladas tardías podrían causar estragos en nuestras estrategias más esmeradamente planeadas.

Cuidados del día a día:
Tendremos que pisar la tierra que haya podido levantarse con las heladas durante los primeros dos años alrededor de los árboles jóvenes. En caso de primaveras secas, los árboles tendrán que ser bien regados. Una vez que el suelo se haya calentado a finales de la primavera, procederemos a acolchar bien, con estiércol o compuesto, alrededor de los árboles. En caso de que el árbol no crezca bien, probaremos una solución de sulfato de amoniaco, con una proporción de 30 gramos por metro cuadrado. Si la fruta no tiene un buen desarrollo, aplicaremos una solución de sulfato de potasa en la tierra, en la misma proporción que el sulfato de amoniaco. Deberemos mantener limpia de hierbas y malas hierbas un área de 1,2 metros de diámetro alrededor de la base del tronco. Conforme el tronco vaya ensanchándose, iremos ajustando las ligaduras de la estaca. En caso de ser necesario, aclararemos la fruta del siguiente modo.

El aclareo de los manzanos:
En el caso de que un árbol tenga abundante fruta, deberemos aclarar varias manzanas. Esperaremos a que el árbol haya dejado caer algunas manzanas, ésto sucede normalmente a mediados del verano.

Quitaremos las manzanas de menor tamaño y las que estén dañadas o pochas. Dejaremos una separación de 10 a 15 centímetros entre las restantes; de este modo, éstas tendrán el espacio suficiente para crecer y madurar.

La poda de los manzanos:
Los árboles que crecen solos en la hierba o como árboles de huerta no requieren poda, por lo que no tendremos que podarlos si no queremos. No obstante, deberemos podar con delicadeza los árboles en cordón, en espaldera o en forma de abanico, en verano, si pretendemos mantener su encanto geométrico. El verano es la mejor ocasión para cortar las ramas que sobran, las que no pueden formar parte de la forma básica. En caso de comenzar la poda demasiado temprano, los árboles producirán brotes de nuevo y deberemos realizar la labor dos veces.

Producción en la recolección de manzanas:
La productividad depende de la variedad y del estilo del árbol. En el caso de las manzanas más tempranas, deberemos recolectarlas cuando el pedúnculo se separe del árbol con facilidad y deben consumirse enseguida. Algunos casos de estas variedades tempranas son la “Discovery” y la “George Cave”. Las variedades “James Grieve” y “Ellison’s Orange” se mantienen durante dos o tres semanas si permanecen almacenadas en un sitio fresco. Las variedades “Sunset” y “Egremont Russet” maduran a mediados del otoño y se mantienen bien hasta comienzos del invierno. La variedad “Ribston Pippin” debe recolectarse a mediados del otoño, ésta variedad madura a finales del otoño pero puede almacenarse hasta el año nuevo. Las variedades “Orleans Reinette” y “Wagener” tienen que quedarse el mayor tiempo posible en el árbol antes de recolectarlas y guardarlas. En condiciones óptimas se mantienen bien hasta principios de la primavera.

Enfermedades y plagas de los manzanos:
Debemos elegir variedades resistentes con el fin de eludir las enfermedades que afectan a los manzanos. No se recomienza realizar un cultivo de las siguientes variedades, puesto que presentan demasiada tendencia a sufrir chancro: “Spartan”, “Elstar”, “Cox’s Orange Pippin”, “Gala” y “Fiesta”. En suelos pobres y mal drenados, los manzanos también corren mucho peligro de padecer esta enfermedad.

En temporadas lluviosas y con temperaturas suaves, es posible que la roña se manifieste. No hay manera de controlar dicha enfermedad, lo mejor es evitar usar las raíces más enanas, puesto que el desarrollo es más delicado.

Variedades más cultivadas por los horticultores:
Manzanas de mesa (ordenadas por orden de maduración):
“Discovery”: Los frutos de esta variedad se forman en los extremos de las ramas, éstos son un poco rojos.
“George Cave”: El sabor de estas manzanas es exquisito, y su color es muy rojo.
“Ellison’s Orange”: Manzanas limpias y muy olorosas.
“James Grieve”: Esta variedad es muy prolífica y sus rayas la hacen muy atractiva.
“Egremont Russet”: Tiene muchos espolones, por lo tanto, va muy bien en cordón.
“Sunset”: Es una variedad cuyas manzanas son fuertes y resistentes a la roña.
“Ribston Pippin”: El sabor de sus manzanas es muy placentero. En suelos pobres corren mucho peligro de coger chancro.
“Orleans Reinette”: Sus frutos son amarillos. Se trata de una variedad muy prolífica y fuerte.
“Wagener”: Es una variedad que no sufre roña. Es prolífica.
Manzanas para cocer:
“Early Victoria”: Sus manzanas quedan muy suaves cuando se cocinan. Madura a mediados del verano.
“Bramley’s Seedling”: Su mayor utilidad es para cocinar. Su árbol es muy vigoroso, sin embargo, no es adecuado para abanico ni para cordón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada